Taller de Danzas del Norte y Sur de Italia

 Danzas del Norte y del Sur de Italia

Propuesta ¿Que son? ¿Quien da los cursos? ¿Donde? Escribinos

“Baila y canta sólo cuando
ya no te identifiques
con una máquina obediente.
Así habrás comenzado a componer
el más libre de tus poemas”

Bailar, divertirse, expresar, crear vínculo, y compartir la cultura!

Desde Buenos Aires, proponemos estas danzas tradicionales del norte y del sur de Italia en forma de clases grupales semanales. Es una experiencia recreativa y lúdica, es decir, no solo para aprender pasos pre-establecidos, sino lo que es más importante, para poder expresarte, crear y compartir un momento único en un grupo, donde todos tenemos algo que aportar sin importar la experiencia previa.

Aquí algunas fotos y un pequeño video de nuestros grupos en el barrio de Almagro, y en Martin Coronado.

Las danzas que te traemos son tanto las Occitanas (del nor-oeste de Italia), como las del Sur, como la tammurriata, la pizzica, y tarantellas de zonas como Foggia y Avellino. Te podrás acercar así a una manifestación significativa para esas culturas itálicas, que en la mayoria de los casos se remontan a siglos de antiguedad. Afortunadamente no sólo no se han perdido, sino que están refloreciendo desde hace poco más de una década. En los años 70 algunos estudiantes universitarios y jóvenes amantes de las expresiones populares, hicieron  un trabajo de recuperación de esas expresiones pre industriales que corrian el riesgo de extinguirse por pertenecer a un saber comunitario y rural que se estaba disgregando.  Hoy, estas danzas y músicas se vuelven a proponer en las fiestas y festivales populares en Italia, con gran pasión compartida por personas de todas las edades. Asi las traemos tambien a Argentina, a los circulos de gente de barrio, ferias, asociaciones, fiestas y festivales, y acompañadas siempre de la percusion, en las calles!

Son bailes amenos que acompañaremos tanto con música grabada como con música en vivo y se vivenciarán con el debido cuidado por la salud y las exigencias de todos los participantes. La mayoría de las danzas se bailan en pareja y en circulo. Requieren el compromiso grupal para tolerar las diferencias rítmicas de todos, y en ocasiones nos desafían a aprender también desde el canto y el acompañamiento percusivo.

Las danzas tradicionales que experimentarás, se llevan a cabo a través de una combinación de pasos que dan libertad a la expresividad individual en el marco de un código compartido. Como en todas las tradiciones, estas antiguas danzas profundizan los vínculos y el sentido de pertenencia a un grupo, protegiendo y conteniendo a cada sujeto.

Unite a estas clases en capital y zona Oeste!

Típica foto de Grupo Folclórico "For Export"

Grupo Folclórico

Pizzica, tammurriata, bailes occitanos, tarantellas tradicionales de varias áreas del sur de Italia, el Gargano o Montemarano, por ejemplo, son manifestaciones de los pueblos, y por lo tanto, -a diferencia de la tarantella folclórica o folcloristica más conocida, que llamaremos “for export” o de “fantasía“- logran llegar hasta nosotros sin aquella forma estilizada que intenta agradar al visitante extranjero que quiere vivenciar sòlo un rato sin entrar en profundidad en la historia y evolución de las mismas.

Danza Pizzica

Danza Pizzica

Ellas expresan el sentir del mundo rural, de los campesinos y los habitantes de las montañas, desde los Alpes a los Apeninos, desde los valles al mar sobre todo el suelo de esa querida península.


La gestualidad de danzas como la tammurriata del área del Vesuvio, o la pizzica del Salento, por ejemplo, está emparentada con la identificación o imitación de animales que las antiguas comunidades consideraban sagrados (el gallo, la araña como la taráantula, etc.). También nos hablan de los roles atribuidos a la mujer y el varón en épocas preindustriales de una manera ligada a los ciclos de la naturaleza, al sentido creativo del ser humano de esa geografía, a los rituales que las mismas comunidades necesitaban perpetuar. De allí las formaciones en círculos y parejas que testimonian una fértil unidad entre las personas y su entorno. Con la posterior ruptura del tejido social -por lo menos en Occidente- el trabajo y el tiempo libre del campo se vio reemplazado por la repetición alienante de un trabajo en las fábricas, de la vida anónima en las ciudades, privada de la alegría comunitaria. En tiempos más recientes, las fiestas mas multitudinarias, que por suerte no se han extinguido con los cambios de vida de la modernidad, se llevan a cabo en el periodo estivo, Agosto, allí cuando los trabajadores emigrados de sur a norte, o al extranjero, vuelven a sus pueblos de origen.

Porque “tarantella”?

Se piensa que el término tarantella se relaciona con la tarántula y que la danza se asocia al movimiento frenético que se observaba en quien era picado por ella. Acerca de un baile tan frenético como la pizzica, que entra en el género de tarantella, dice el catedrático aragonés Javier Barreiro (ver otros articulos de este catedrático en nuestra revista Mediterruño):

El evidente origen pagano de estos bailes propició,
a partir de la Edad Media, su identificación con la
posesión demoníaca y, como contrapunto, que una
figura del cristianismo como San Pablo fuera tomado
como patrono protector de los ‘atarantados’ pero
sobretodo de las ‘atarantadas’. El propio Concilio de
Trento prohibió el ritmo de la tarantela, al considerarlo diabólico
”.

Pizzica del Salento

Mujer ‘Atarantada’

De las mujeres ‘atarantadas’, o sea víctimas de la picadura de la tarántula, se conocen aun algunos nombres familiares en el sur de Italia. Hacia ellas acudían a pedido de los familiares un numero de entre 3 o más músicos para ejecutar ritmos y melodías que las curara hasta el proximo “ataque” de la enfermedad, cosa que se repetía año a año. De acuerdo a bibliografía de estudiosos españoles, se sabe que en Aragón, España, y otros sitios alejados y de fuerte arraigo religioso, se produjeron los mismos fenómenos que el tarantismo de la Puglia, o Apulia. Hoy está en discusión si la tradición, y la pizzica sobretodo como cultura del Salento, puede ser restringida al culto de la tarántula y a los fenómenos del tarantismo, ya que hay toda otra cultura más olvidada, que nada tiene que ver con las “tarantate”.

2-bailes

Tarantella Calabresa

Las danzas de los varios pueblos italianos que llamamos tradicionales y no folkloristicas o de ballet, tal como diferenciamos anteriormente, fueron aquellas bailadas de una u otra forma por siglos. Por la presencia de los mismos instrumentos musicales (tambores de aro con sonajas) que se reproducen en ánforas y objetos pertenecientes a la época hellénica hallados en las zonas del sur de Italia, se las considera inclusive manifestaciones de las culturas precristianas. A diferencia de estas, aquellas que pasaron por alguna escuela de danza alejada de los patios pueblerinos son imitación de las primeras. Este proceso, que ocurrió por ejemplo en el siglo 18 y 19, ha intentado despojar a las danzas tradicionales de su “rusticidad“, en principio con la finalidad de agradar y entretener a la corte borbónica, intervención que ha tenido consecuencias cruciales en el mundo la cultura rural, al punto de marginarla y ponerla en riesgo de extinción. La tarantella que se muestra hoy al turismo en Ischia o en Sorrento y que también se ha traído a América, no contiene los originales elementos ritualísticos que sí tiene en cambio una danza tradicional en el contexto de las comunidades ligadas al trabajo de la tierra. Estas siempre han necesitado agradecer a la divinidad por las buenas cosechas, y propiciar cosechas favorables para el futuro de sus habitantes. Es así que la tarantella conocida hoy sería el producto de una especie de expropiación de las culturas “bajas” por parte de las clases aristocráticas, para luego “bajarla” al pueblo a través de una danza que lleva el nombre genérico de tarantella, pretendiendo reinterpretar la poderosa energía que la clase rural había sabido crear desde la noche de los tiempos. Una operación que no puede dejar el observador perplejo, cuando compara la danza en su forma más moderna con la danza más ancestral.

Recordamos que como composición musical, la tarantella es una medida ternaria de 6/8, vigorosa y persistente.

En el imaginario de todo el mundo está la típica postal de un grupo de bailarines de tarantella napoletana, que refleja con mayor o menor fidelidad los cambios originados en esta danza en los tiempos de los Reyes Borbónicos, cuya residencia se encontraba precisamente en Nápoles. Una similiar “depuración” se produjo en tiempos más recientes con Mussolini.

Aqui, la gestualidad debía estar en línea con el orden establecido, a fines de que el imperio demostrara, a través del arte y el deporte, entre otros, un poderío inequívoco y homogéneo para el fortalecimiento del Estado mismo -tan dificil de unificar debido a la variedad de lenguas, devenires historicos y expresiones de sentido y de vida- y mostrarse compactos hacia el resto del mundo. Este vídeo en blanco y negro, correspondiente a los años 30, fue grabado por los institutos de divulgación de propaganda nacionalista de esa época, y llega a nosotros, gracias a la tecnología de ayer y de hoy como gran testimonio. El mismo es una especie de danza/gimnasia que pretende mostrar el mundo rural bajo el nombre de danzas de los campesinos, desplegando elementos de trabajo y los movimientos típicos que se realizan durante sus labores. De la auténtica danza que ésto pretende emular, solo se observa una mímica desprovista de simbolismo, estéril y esencialmente mecánica.

Desde los años `70 hasta hoy, en los multitudinarios festivales de música y danza de aquella península, se intenta reivindicar una danza popular italiana que vuelva a ser comunitaria, participativa, menos elitista y en cambio sedienta de sabiduría rural y cotidiana, un arte renovado que aunque ya no pueda considerarse “pre-industrial“, por lo menos intenta ser no utilitario y aportar un mensaje positivo para una nueva economía mundial no consumista, sustentada en un bienestar modesto para todos, en el respeto por nuestro suelo, cielo y aguas, muy emparentada en este preciso momento con la protección de los olivos y otros cultivos Mediterráneos amenazados por las multinacionales.

Vivir una tradición significa saber interpretar
los sonidos del pasado y darles un significado coherente
en el presente: para esto la burguesía, nacida bajo otros
cánones con respecto a la sociedad campesina,
no podrá nunca más tocar la tradición
si no se tomara el tiempo de conocer
los códigos que la crearon
“.

Andrea Gorgi Zuin

Ubicación de algunas danzas:

Danzas Occitanas

Bailes Occitanas en Piemonte, Junio de 2014

Los bailes occitanos del territorio italiano provienen del área de Cuneo (Piemonte) y se muestran en plazas y celebraciones de la comunidades que habitan los valles y las montañas de los Alpes noroccidentales de ese país, pero pertenecen además a una tradición compartida con los Occitanos que siglos atrás estaban establecido al sur de Francia y en el noreste de España. Los occitanos fueron perseguidos por su fe reformista, pero hoy a través de sus centenares de danzas – recuperadas desde los años ’70- vuelven a proponer sus tradiciones con muchisimo entusiasmo y orgullo nacional, al cantar inclusive, en cada encuentro danzístico, el mismisimo himno en lengua occitana.

La pizzica es una vigorosa danza de pareja del extremo Sur-este de Italia, el Salento, caracterizada por un ritmo repetitivo e hipnótico. La forma de su canto acompañado por el poderoso sonido continuo de un tamburello con sonajas, fue igualado al cante jondo del flamenco por el director cinematográfico salentino Edoardo Winspeare. Representa una cultura rural recuperada en las últimas décadas en las llamadas “rondas espontaneas”, eventos locales en honor a festividades sagradas o paganas Una de ellas es la de San Rocco, que la Iglesia quiso mover al 15 de agosto en lugar de la fiesta de pirncipios del primero de agosto en el Imperio Romano. Desde hace 15 años estos eventos de verano también alcanzan fama de festivales internacionales, convocando a centenares de miles de personas cada agosto en el Salento.

Pizzica

Pizzica

La tammurriata es una danza de pareja con un bellísimo lenguaje, un complejo código en común entre los bailarines, pero también oportunidad para la improvisación a partir del diálogo que se establece en cada pareja de bailarines. Representa el sentimiento de las comunidades que habitan alrededor del Vesuvio y que hace siglos eligen las ocasiones de devoción a sus vírgenes para juntarse a cantar sobre los tambores de aro y sonaja, y ejecutar estos bailes tradicionales al tempo de sus castagnette.

Danza Tamurriata

Danza Tamurriata

Danzas tradicionales italianas en Argentina:

Claudia en el Buenos Aires Celebra Italia 2012

Claudia en el Buenos Aires Celebra Italia 2012


Claudia Acuña es hija de madre nacida en el sur de Italia y ella misma, criada luego en Italia del Norte, se encontró naturalmente rodeada del canto dialectal del norte y del sur, con sus ritmos, rimas y gestualidades, tal como se expresaban de manera más evidente y popular, en los carnavales de su ciudad adoptiva, en la provincia de Turín. La música en vivo es aún hoy un elemento importantísimo en sus clases, a través del canto y la percusión tradicional, o sea los tambores de aro.

En la foto: Claudia y su compañero llevan percusión, acordeón y canto a una esquina de Rivadavia en el barrio de Flores, en ocasión de la previa a la Feria del Libro 2013. Nos visitaba una pareja de bailarines desde Sicilia y Napoles.

Danza Tamurriata

Danza Tamurriata

Video de esa Noche de la Feria del Libro:

Las clases son impartidas por:

Claudia T. Acuña:

  • Músico, cantante de repertorio popular italiano, fundadora del grupo musical SeinTempu, Música, Poesía y Danza del Mediterráneo, en el año 2007.
  • Primera profesora de Italiano en el programa Mayores de 50 años del Centro Cultural Rojas en el 2002 y en experiencias de grupos de mayores hasta la fecha.
  • Tiene un Postgrado en Danza/Movimiento Terapia (Universidad Caece).
  • Es Psicóloga Social de la Escuela de Pichón Riviere.
  • Su interés por la cultura de la cuenca del Mediterráneo la lleva a estudiar sevillanas, flamenco y danzas árabes desde el 2004 al 2009.
  • Investiga danzas italianas en Argentina e Italia desde el 2010.
  • Con su compañero acordeonista y percusionista, realizan una gira musical en el área del Mediterráneo en el año 2014 en Calabria, Sicilia, Puglia, le Marche, Lazio, y se acercan a varias manifestaciones musicales y dancísticas en Toscana, Umbria y Piemonte.
  • Es traductora al castellano de películas ambientadas en el Salento, cuna de la danza que se baila al ritmo de la pizzica.
  • Enseñó danzas tradicionales Italianas en zona Almagro, en Morón, Pehuajó, Monte Hermoso, y brindó una charla teorico práctica sobre la Tarantella de carnaval en el Centro Cultural Rojas.
  • Brinda seminarios en Asociaciones de Buenos Aires y en las localidades que lo solicitan.


Escribinos

Tu Nombre (requerido)


E-mail (requerido)

Teléfono

Su mensaje

Comentarios