berni 8 julio, 2016

En Argentina y desde el año 2011, estamos difundiendo la música y las danzas tradicionales surgidas y desarrolladas por siglos en las comunidades rurales del Norte y Sur de Italia.

Intervención urbana en la Avenida Rivadavia, barrio de Caballito
Intervención urbana en la Avenida Rivadavia, barrio de Caballito

Nuestro desafío? Traer danzas campecinas a un centro urbano como Buenos Aires, con su forma de vida neurótica, donde cada participante trae un stress y «neurosis» típicos de los tiempos y espacios que nuestra ciudad impone.

Los habitantes de una urbe moderna, sin padecer necesariamente trastornos nerviosos o alteraciones emocionales ni lesiones físicas del sistema nervioso, tenemos que adecuarnos sin embargo a lo que la sociedad define como real o normal. Son normales nuestras relaciones enfermizas? Es normal el aumento de la violencia en el trato callejero, en los medios de transporte, en la cercanía con el otro. Aunque percibimos que la vida moderna nos genera decepción, frustración, ira, con frecuencia lo que más tratamos de evitar a través de nuestros aspectos neuróticos, es el sentimiento de angustia existencial o ansiedad que tantas veces la medicina trata con psicofármacos, alejándonos de una toma de conciencia y posible cura. Al tomar distancia de nuestros sentimientos, pensamientos o deseos, adoptamos pautas rígidas de acción, estrategias psico-físicas que están automatizadas y por lo tanto utilizamos sin darnos cuenta, pese a que somos conscientes en algún grado de que hay algo en nuestro interior que no acaba de salir a la luz y que nos impide desarrollar una vida más plena.

Un terapeuta de la danza y el movimiento está entrenado para observar e intervenir allí donde el movimiento manifiesta elevados mecanismos de defensa, que son la estrategia puesta en acto por cada persona para no enfrentarse a emociones, pensamientos, o instancias de la realidad (tanto interna como externa) que le resultan amenazantes. A través de la danza, los músculos liberan entonces bloqueos que parecen tratables solo con miorelajantes o terapias desinflamantes. El ritmo es uno de los elementos fundamentales de nuestras clases de danza, que opera maravillosamente sobre nuestra psiquis.

DANZAS Tradicionales de distintas regiones

danzas tradicionales italianas 1

De norte a sur de Italia, los ritmos varían de tal manera que nos permiten desplegar un importante abanico de emociones y estados.

Las danzas del Sur tienen una fuerta presencia de la percusión: la pizzica desde el Salento, la tammurriata desde el Vesuvio, la tarantella del Gargano al norte de la Puglia, o la tarantella Montemarenese en la provincia de Avellino. Otras como las Occitanas se basan en rondas e intercambios de parejas y son compartidas por los hermanos franceses y catalanes. Todas ellas tienen el fuerte componente comunitario, y al bailarlas se logra manifestar los distintos matices del espíritu básicamente campesino de estos pueblos. Para mediados del siglo pasado, cuando llegó la mayoría de la emigración a nuestro país, muchas de estas danzas estaban casi en extinción pero están siendo propuestas nuevamente con gran interés en Italia, como un Bien Inmaterial de los pueblos Mediterráneos.

En Buenos Aires los invitamos a aprender este lenguaje que no necesita de destreza y si en cambio la disponibilidad para «empatizar» con el otro, mirarnos a los ojos, y contrastar la necesidad de imponer nuestro movimiento sobre el otro, con la necesidad de armonizar nuestro ritmo con el de nuestros pares. El objetivo es que aprendiendo las pautas de tarantellas y otras danzas populares, seamos cada vez mas libres de improvisar y expresarnos. La música netamente rítmica es el apoyo básico de estos bailes, con el agregado del uso de la lengua italiana, referencias históricas y música en vivo. Los resultados de esta práctica incluyen el ejercicio que oxigena el cerebro, el aumento de nuestro nivel de alegría, la profundización de la cultura, lengua e historia italiana y – esperemos!- la disminución de la intolerancia que nos caracteriza a los habitantes de grandes ciudades.

tarantella cassano

A diferencia de los ancianos pertenecientes al mundo campesino, nuestra neurosis necesita de experiencias como estas de manera casi terapéutica, pero sobretodo como recreación y posibilidad creativa. Por eso este espacio que  proponemos apunta a gente que no necesariamente tenga formación en danza, o que coordine sin dificultad, y mucho menos a cuerpos exclusivamente juveniles y saludables.

Semana de Carnaval 2016 en el Centro Cultural R. Rojas.
Semana de Carnaval 2016 en el Centro Cultural R. Rojas.

 

Estudios sobre los beneficios de las danzas tradicionales e históricas

En los años 70  en Cuba Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba, crea un método terapéutico que llama  Psicoballet en Niños.  Mediante el arte y la ciencia, esta disciplina que trata a pacientes con trastornos mentales, cumplió 40 años en el 2013, y recibe el reconocimiento de especialistas extranjeros que siguen yendo a La Habana para estudiar este milagro médico.  La importante cantidad de beneficios que aporta, le permitió ser llevado a 20 paises.

 Alicia Aalonso, Directora del Ballet Nacional de Cuba. Creadora del psicoballet.jpg
Alicia Alonso, Directora del Ballet Nacional de Cuba. Creadora del psicoballet

Aun para quien ya no es jovencito, y en consonancia con ese trabajo cubano, como danza terapeuta yo reconozco en nuestras danzas tradicionales e históricas, los siguientes beneficios :

  1. Retraso del deterioro cognitivo que significa la pérdida de memoria.
  2. Recuperación gradual de material cognitivo del pasado.
  3. Efecto prolongado que hace que las clases semanales de danza brinden beneficios durante una cantidad significativa de horas posteriores al ejercicio.
  4. Aporte de soluciones desde terapias no farmacológicas, contrarrestando la alarmante tendencia actual a medicar los estados de ánimo.
  5. Al igual que en las psicoterapias, se trabaja sobre la mente y el comportamiento pero realizando movimientos vitales para el cuerpo; con esto, se rompen los bloqueos musculares, liberando la propia capacidad de recuperación mental y emocional.
  6. Al igual que los deporte, cuyo beneficio básico es la erradicación del sedentarismo, a las danzas se le agrega una gran influencia no competitiva sobre nuestra parte cognitiva y socio-emocional.

Fuente: Estudios realizados en los años 70 por Alicia Alonso, directora del Ballet Nacional de Cuba; los estudios de la psicóloga Georgina Fariñas y del doctor Eduardo Ordaz. Nuevos estudios realizados en España por el investigador Amador Cernuda Lago.

Artículo a cargo de la responsable de los cursos en Ciudad de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires:
Claudia T. Acuña – músico, cantante de repertorio popular italiano, fundadora del grupo musical SeinTempu, Música, Poesía y Danza del Mediterráneo. Profesora de Italiano en el programa Mayores de 50 años. Postgrado en danza/movimiento terapia (Universidad Caece). Psicóloga Social de la Escuela de Pichón Riviere. Estudia sevillanas, flamenco y danzas árabes desde el 2004 al 2009. Estudia danzas italianas en Argentina e Italia desde el 2010. Con su compañero acordeonista y percusionista, realizan una gira musical en el área del Mediterráneo en el año 2014 en Calabria, Sicilia, Puglia, le Marche, Lazio, y se acercan a varias manifestaciones musicales y danzisticas en Toscana, Umbria y Piemonte. Es traductora al castellano de películas ambientadas en el Salento, cuna de la danza que se baila al ritmo de la pizzica. Animó charlas sobre el carnaval y la figura de Pulcinella en el Centro Cultural Rojas, Febrero 2016. Dicta clases de danzas tradicionales italianas en la Sociedad Italiana de Morón y más seminarios en asociaciones e institutos de zona Oeste. En Marzo 2016 dictó fines de semana de seminarios teorico practicos y shows en el interior de la provincia de Buenos Aires, para la  Sociedad Italiana de Socorros Mutuos Fratelli Uniti de Pehuajó y el Circulo Italiano Luigi Pirandello de Monte Hermoso.

Contacto:

claudiadanzamovimiento@gmail.com

Comentarios