Claudia Acuña 17 enero, 2017

En el San Carlo de Nápoles, el templo de la lirica, en 2010 se presentó el mito del futbol, Diego para notas e imágenes, de la mano del gran compositor Roberto de Simone.

 

La amiga y escritora residente en Francia que se dedica a difundir la enorme riqueza de la cultura napoletana, Maria Perna Franchini, nos acercó en Enero 2017 el material correspondiente a una obra que se presentó en el 2010 en el gran Teatro San Carlo de Nápoles, compuesta por el genial compositor napoletano Roberto de Simone, conocido por no ser siquiera hincha del Napoli, dedicada a Maradona.

Para el maestro del teatro napoletano, los hinchas han demostrado hacia el Diego un comportamiento similar al que inspiraban los rituales dionisiacos. En el Pibe de Oro, Roberto de Simone ve la encarnación del mito de la Cenicienta y allí es donde se inspiró.

NAPOLES – Musica de autor para goal y orquesta. O sea «El Diego. Concierto n. 10 para Maradona y Orquesta» por Roberto De Simone. El «Napoli Teatro Festival Italia» le encomendó a este virtuoso del teatro y la música, autor de la Gatta Cenerentola, que escribiera una partitura dedicada al gran campion, al «mito» internacional del futbol. Y Roberto de Simone no solo lo llevó a cabo, sino está feliz de haberlo realizado. El pequeño milagro que unió universos separados como son el teatro y el estadio de futbol, subió al escenario con coro y orquesta, en el Teatro di San Carlo el sábato 5 de Junio 2010 y fue proyectado en la gran pantalla de Piazza del Plebiscito.

 

Una epopeya para imágenes – En la pantalla, una emocionante y exclusiva selección de immagenes desde el 1974 al 1990, cedidas por 4 clubes, además de la Rai, la Fifa y la Uefa. Una película de una hora de duración, una epopeya futbolistica para la cual, en su primera parte, el maestro quiso usar de fondo las notas endemoniadas del «Concierto n. 1 para violin y orquesta» de Niccolò Paganini.

Explica De Simone: «Paganini representa la perfección técnica, el virtuosismo. La maestría de un artista del violín y la de un artista del balón, puestas a dialogar. Mi cantata se relaciona con el aliento mítico y romántico que Maradona adquirió en la ciudad. Muchos se identificaron con el héroe pobre que alcanza notoriedad y éxito. Y, junto a eso, la imagen de una transgresión más propia de las clases ricas: evasión fiscal, droga, aunque, paradójicamente, Maradona todavía paga hoy sus excesos, al contrario de lo que sucede en ciertos ambientes de la burguesía».

En la segunda parte, «Litanie per la scandalosa y la magnifica» –  himno a Isis que lleva la firma de Roberto de Simone, se conjugó como siempre, en su extraordinario recorrido, tanto la tradición popular como la escritura musical, elevada y culta. La musica sigue  a las voces, que remiten a historias de una exaltación mezcla de gitanería y divinidad. Sigue EL Pais:  «esta segunda parte resume en 23 minutos la gracia, el ingenio y la inimitable capacidad para el amor y el exceso de los napolitanos. Sobre el escenario hay más de 200 personas. La orquesta se refuerza con la celesta, instrumento romántico, vientos y percusiones; al coro se suman 13 cantantes napolitanos que repiten el canto tribal.»  (Direccion de Pietro Mianiti, con el joven violin solista de Edoardo Zosi; director del coro Salvatore Caputo; orquesta y coro del Teatro San Carlo; voces solistas de Antonella Morea y Raffaello Converso; director del video Carlo Alvino; co-dirección del video Marco Rossano; montaje video para el festival NTFI, producción Napoli Teatro Festival Italia, en coproduccion con Fondazione Teatro di San Carlo).

 

LA TRANGRESION – «Lo que une a Maradona con los napoletanos, los de clase alta con los de clase baja e indigente, es la transgresion. Con una diferencia importante. Mientras la clase politica transgrede tejiendo complicidades con los poderes mafiosos, las clases bajas y Maradona, transgreden con debilidades humanas. Por lo tanto, bienvenida sea su transgresion».

EL PATRONO LAICO – eso es Maradona en Napoles, un santo laico venerado devotamente. « Mi homenaje a Maradona, dice De Simone, toma en cuenta tambien a su hinchada, el tempo de la obra toma el ritmo apremiante de los cánticos de los ultra (en Europa), o sea de la barra brava. Y elegí representarlo con musica y recitado, sobre la base de una cifra que uso desde siempre, y que hace únicas mis composiciones». De Simone cuenta asi, con pasion, como interpretó a Diego, vinculandolo al carácter ancestral de un pueblo que ciclicamente renueva sus mitos. El director del Napoli Teatro Festival, Renato Quaglia, explica: «Cuando al teléfono nombré en el San Carlo a Diego Maradona, se escuchó una larga pausa del otro lado de la comunicación… luego expliqué el proyecto,  conté que De Simone brindaba sus disponibilidades y…» del primer des-concierto nació el Concierto. El diario el Pais publicó en junio 2010: «El fútbol en el templo de la lírica: solo podía pasar en Nápoles, la ciudad donde la ópera es un divertimento popular y donde el pueblo convirtió a Diego Armando Maradona en un patrono laico tan importante como Totó o San Genaro… cuando Maradó enamoró a la ciudad, ganó cinco títulos y ayudó a vengar siglos de pobreza, invasiones y desprecios..»

EL ESPECTACULO – Las gestas del «pibe de oro» fueron transmitidas sobre la megapantalla del San Carlo, una selección de los más de 300 goles que metió en su carrera -115 de ellos en el Nápoles!  Mientras tanto, la orquesta desde el foso frente al escenario, interpreta la cantata para musica y voces masculinas del insigne compositor napoletano, Roberto De Simone. Diego, único y universal, sagrado y maldito, heroe, santo y demonio, musculo y genio, rizos y locura. Maradona y sus goles maravillaron al mundo y derritieron la sangre de las venas de Nápoles, talvez hasta la sangre de San Gennaro, lanzando a Partenope (la sirena de la mitología griega que le dio nombre) en el paraiso de las ciudades, por lo menos una vez en la vida. El espectáculo echa sus raices en la tradicion de la nobleza: en la Napoles de principios de 1900, la capital del cine mudo italiano, pero tambien la capital de la cancion. Ambos géneros, el del cine y la musica, se encontraban en la obscuridad de las primeras salas, donde pianistas  y orquestitas, que a menudo tocaban de oido, comentaban las imagenes de la pantalla. Algo similar sucedió en el Teatro San Carlo, y junto a esas imagenes desfilaban la evocación nostálgica (el  Amarcord) de una ciudad como Nápoles, junto a los triunfos y tragedias de un campeon y de un pueblo, cautivados por el mismo destino de fantasia y mediocridad, amor y violencia, refinamiento y vulgaridad.

Y DIEGO ENVIÓ UN MENSAJE – «Maradona fue informado de nuestro homenaje – dijo el director del festival, Quaglia – mejor dicho, fue informado del homenaje de Napoles y quiso agradecer enviando un mensaje a los que por largo tiempo fueron conciudadanos suyos. El campeon, emocionado, envió un mensaje muy emotivo que fue proyectado en la Plaza del Plebiscito».  Dice el diario El Pais en junio 2010: El Pelusa se ha enterado de que el Festival de Teatro de Nápoles le dedicaba esta obra y antes de irse a Sudáfrica con la selección ha mandado un breve vídeo con un saludo para sus aficionados. «Lo hicimos todo contra todos y eso no lo podrá borrar nadie. No hagáis caso a lo que dicen por ahí de uds y de mí. Yo seré siempre Diego El Napolitano. Un bacio, Napoli».

 

Fuentes: los comentarios de los videos en esta pagina.

Admás

  • El Pais:  http://elpais.com/diario/2010/06/08/cultura/1275948008_850215.html
  • http://mundod.lavoz.com.ar/futbol/una-orquesta-homenajeo-maradona?rc=1&qt-estadisticas=1

 

Comentarios