berni 5 septiembre, 2015
El baile de la tarántula - Revista Mediterruño

Reproducimos un interesante artículo desde Aragón, sobre la medicina popular.

*»Que la medicina popular hoy nos puede sorprender, no cabe ninguna duda. Que actualmente esas maneras de curar, para muchos de nosotros no son creíbles, también.»

Aunque yo, nunca entraré a valorar su efectividad. Muchas de las historias que os cuento, he tenido la suerte de presenciarlas, y… en muchas ocasiones, he quedado tan sorprendido, que solamente me atrevo a contároslas, y vosotros podéis crearos vuestra propia opinión.

La medicina popular aragonesa guarda sorpresas increíbles. Y estos remedios han sido -en muchos casos siguen siéndolo- el evangelio. Así, como suena. En bastantes casas El baile de la tarántulade la Montaña guardan celosamente y oculto a las personas de fuera de la familia un “libré” con estos remedios escritos, a manera de “prontuario” para poderlo utilizar en cualquier emergencia.

Y hoy, quiero hablaros de uno de esos remedios. La picadura de la tarántula o “alacrán”.

La zona de Monegros, ya se sabe, es terreno de tarántulas. El señor Beturian me describe a la peligrosa: “No es ésa que se esconde por los agujeros y tiene unos ojosbrillantes, no. Es la otra que tiene el cuerpo negro y redondo como una oliva. Esa no tiene cado y ésa es la mala”. Sin embargo la canción debe aludir a la primera, que no hay manera de cazar:

La tarántula es un bicho muy malo
no se mata con piedra ni palo…”

Alguien me comentó: “…hace un par de años le mordió una a un hombre de Capdesaso, pero vino el médico, le clavó un par de inyecciones y listo”.

Antes no. La curación de “fizadura” (picedura) de alimaña era todo un ritual. Ya se sabe que tenemos además otros animales venenosos y bien que lo aclara el refranero:

Si te fiza un bibora, no vivirás ni una hora.
Si te fiza un alacrán ya no comerás más pan.”

La pista de los ceremoniales de picadura de tarántula nos ha llevado a Sariñena y allí se curaba a base de música. Su picadura sólo se podía curar con guitarra o instrumento similar acompañado a coplas y canciones.

Cuando salía una de una fajina -generalmente- al recoger la garba y “fizaba” a uno lo llevaban corriendo a su casa y se le metía en la cama con tres o cuatro mantas encima. Se sacaban brasas del hogar y se cargaban bien dos o tres braseros. Las plañideras, enlutadas, comenzaban con sus ayes lastimeros.

Mientras, en la alcoba de al lado se comenzaba una juerga por todo lo alto. Se tañía, se cantaba, se bebía vino, se volvía a cantar y tocar sin parar y sin hacer caso de los gritos del enfermo ni de los quejidos de las plañideras. Al cabo de varias horas de este tratamiento -y sobre todo si el enfermo colaboraba bailoteando dentro de la cama- la enfermedad remitía.

No acertamos con la explicación lógica. Tampoco lo pretendemos.

¿Tal vez se pueda traducir a un tratamiento masivo para provocar el sudor que elimine las toxinas?

Antonio Lasierra de Sariñena, me decía que la tarántula tiene como una especie de guitarra en la espalda. Y me decía también que mientras tocaban los músicos en casa del enfermo, la tarántula en el campo también bailaba y cuando se agotaba moría, curándose el enfermo.

¿Os extraña? Pues estas curaciones he tenido la suerte de presenciarlas en mi infancia…

*Por Bastian Lasierra » El Marques» Ciudad de ZARAGOZA, ARAGÓN, España  – Link al artículo original

Comentarios