Claudia Acuña 9 febrero, 2017

Lo  llaman el «Filosofo de los pueblos del Sur». Es Enrique Domingo Dussel Ambrosini, nacido en Mendoza Argentina. Crítico del etno-centrismo, del euro-centrismo, del occidentalismo. Pretende dar un giro descolonizador en la cultura de la humanidad y de la parte del mundo todavia considerada periférica, como América del Sur y Africa. En el video que puedes escuchar más abajo, te apasionarás con su visión del Mediterráneo en la historia, entre otras civilizaciones.

Falacias eurocéntricas

Veamos que nueva epistemologia está permitiendo la teoria de Dussel, en tantas universidades adonde lo llaman a enseñar, desde los EEUU, a Alemania y Sud Africa, con preguntas como, quien dividió la historia en periódos, tal como la estudiamos? En todos los continentes, en cualquier escuela primaria o secundaria donde estudiemos, se ha universalizado la división de la historia como antigua, media y moderna.  Dussel responde que la periodización que nos enseñan tiene como centro Europa y no Africa, China o América del Sur por ejemplo, pues tiene 2 siglos nada más, y se inventó en Alemania a fines del siglo 18. Con Hegel, la evolución de la historia ( aún la antiguedad, que tuvo inmensos desarrollos de la escritura en China, Egipto, Babilonia), es estudiada como concepto eurocentrico, considerando esas otras civilizaciones como la niñez de una humanidad que sólo empezaría a madurar en la modernidad.

Dussel derriba falacias allí donde lo llamen a enseñar. Afirmaciones como que «la filosofia se inventó en la antigua Grecia», dice, se repiten sólo desde que la escuela romántica alemana empezó a instalarlo, cuando en realidad fueron los mismos atenienses en afirmar que su filosofia era antigua pues venia de Egipto, de la cultura negra.

Europa no fue siempre la que creemos es hoy. Hasta el siglo 15, con 70 millones de habitantes, aislada del resto por una especie de «muro», era un pequeño territorio que tenia a los Otomanos al este y los califatos de Cordoba y el Magreb al Sur. Los musulmanes llegaban al sur de Africa, a Afganistán, tenian vastisimos territorios comparados con eso que llamamos hoy Europa. El mercado mundial se movía allí, con Europa separada del sistema y deseosa de penetrarlo. Las cruzadas fueron justamente un intento de comerciar con el centro del sistema.

Colón: un aventurero que subestimó lo que iba a encontrar.

Cuando Colón emprendió su viaje pretendía llegar a una isla que conectara Europa con Asia y así con el floreciente comercio mundial. Llevaba un mapa errado en el cual la actual America estaba al sur de la China,  desconociendo la presencia de un gran oceano. Esperando apenas un mar,  se encontraría con el Atlántico. Creyendo dar rapidamente con territorio oriental habitado por semitas, se llevó un traductor del árabe y el hebreo. Los reyes católicos ya habian conquistado Granada entre enero y marzo de 1492, asi que para el nuevo intento de conquista tenian que bastar tres carabelas!

Los mapas de Colon le hicieron creer que desde el Caribe, tal como el mismo escribe, habia llegado al reino del gran Khan, en la China! Estando en Panamá, escribe nuevamente que en 10 dias llegaría al reino de la India, la otra, la del Pacifico Asiatico.

La muerte del Mediterráneo

Dussel afirma que nace la «modernidad» cuando la América explotada por Europa desplaza la hegemonia musulmana. Con la conquista de America por parte de los españoles, anexando una población de millones de indigenas que comienzan a trabajar para Europa,  sumando desde 1546 el descubrimiento de Potosi y la apropiacion de las 20 mil toneladas de plata, Europa pasa a triplicar su territorio y a transformarse en un poder hegemonico, mientras se asiste a la devaluación del mundo árabe. Para esta geopolítica creativa y no eurocentrica, entonces, el Atlántico significó la muerte del Mediterráneo.

En cuanto al auge del poderio Ingles, este surgió cuando el Mediterráneo perdió su centralidad y cuando la revolución industrial vio un impulso en las riquezas provenientes de las nuevas colonias, como América del Norte. En el universo Hegeliano no existe el sur del Mundo. Llamó a los ingleses «los misioneros de la civilización en el mundo». Las colonias inglesas llegaron hasta Hong Kong. Todavia hoy se ve en esa ciudad asiática, este cartel ubicado en el Parque de los Ingleses, mensaje que no piensan quitar, para recordar cuánto fue dominada su cultura:

Finalmente, sobre esta modernidad que nos toca, afirma Dussel que «la historia del siglos 21 y 22 no va a poder dejar de decir que los bárbaros destruyeron Bagdad.» Dussel.

Comentarios