berni 9 febrero, 2015

Considero valor cada forma de vida, la nieve, la frutilla, la mosca.
Considero valor el reino mineral, la asamblea de las estrellas.
Considero valor el vino mientras dure la cena, una sonrisa involuntaria,
el cansancio de quien no se salvó, dos ancianos que se aman.
Considero valor aquello que mañana no valdrá más nada…
y aquello que hoy aún vale poco.

Considero valor todas las heridas.
Considero valor ahorrar agua, reparar un par de zapatos,
callar a tiempo, acudir a un grito, pedir permiso antes de sentarse,
sentir agradecimiento sin recordar porque.

Considero valor saber en una habitación dónde está el norte,
cual es el nombre del viento que está secando la ropa.
Considero valor el viaje del vagabundo, la clausura de la monja,
la paciencia del condenado, sea cual sea su culpa.

Considero valor el uso del verbo amar y la hipótesis de que exista un creador.

Muchos de estos valores no los he conocido.

Erri de Luca

Erri de Luca lee su poesía: Considero valor…

¿Erri a juicio?

Desde hace semanas en las redes sociales los amigos de Erri de Luca suscriben al llamado «IO STO CON ERRI». En los tribunales de Turín, los amigos concurren con los carteles «Je suis Erri». Este poeta no está solo y muchos son los que queremos hacérselo saber.

En Enero 2015 había comenzado en Italia un absurdo juicio al poeta, novelista y pensador napoletano Erri de Luca. ¿Porqué? Ni mas ni menos que osar llamar a sabotear una proyecto empresarial de nombre TAV (Treno di Alta Velocitá), la línea ferroviaria que pretende construir un túnel para unir en dos horas las ciudades de Turín en Italia y Lion en Francia. Para ello, esta empresa debe dinamitar el suelo debajo de los Valles de Susa en los alpes piamonteses.

ERRI-DE-LUCA-024El ejército y los pobladores se enfrentaron violentamente en diversas ocasiones desde los años 1990. Un bando está formado por fuerzas que sólo cumplen órdenes. El otro bando, que defiende apasionadamente su medio ambiente identificándose ya en todo el mundo como los «No TAV», son los mismos pobladores de esos valles alpinos, apoyados por grupos colectivos de extrema izquierda que consideran este emprendimiento no sólo innecesario, sino criminal, pues conllevaría el esparcimiento de polvo con alto contenido de uranio y amianto durante la perforación de los túneles, un despilfarro de recursos con riesgos para el medio ambiente que sólo va a ser asumido por los habitantes.  A fines de enero este grupo radical sufrió un duro golpe al condenar a 47 activistas a penas de un promedio de 2 a 4 años de cárcel por haber atacado un sector de las obras.

Los medios de comunicación masivos y los técnicos que evalúan sólo datos cuantitativos, (la velocidad de recorrido que se lograría, las ganancias en número de pasajeros y negocios etc…) lamentablemente tienen como cómplices a un público que naturaliza esa fe ciega en el discurso del crecimiento económico, haciendose portavoces de los intereses de foros internacionales como el G8, el G20 y los foros suizos de Davos.

Erri de Luca llamó a sabotear a la empresa TAV. No puede no hacerlo un ecologista convencido, aficionado alpinista que fue albañil, obrero, periodista, revolucionario y camionero en África.

A los 39 años se convirtió en  escritor, aprendió el hebreo y el yiddish de forma autodidacta y en los últimos años ha traducido entre otros el Eclesiastés y los libros de Rut y Jonás.

A quienes lo llevarán a juicio, les dijo:

«¡El verbo sabotear es noble! Hasta Gandhi lo empleó»
«¡Que me presenten a todas esas personas que he incitado a sabotear y a cometer delitos! ¿Dónde están?»
«Puedo aceptar sin desagrado una condena penal, pero no una limitación de nuestro vocabulario….Un escritor debe defender sus opiniones, que en este caso para mí, se volvieron convicciones».
«Voy a ser procesado por ejercer mi derecho a la palabra contraria. Si mi opinión es un delito, no voy a dejar de cometerlo».

La próxima audiencia en el el juicio será el 16 marzo 2015.

Comentarios