berni 8 febrero, 2015

En un caluroso dia de agosto 2014 visitamos los pagos del director de cine Edoardo Winspeare, una pequeña fracción de Tricase, llamada Depressa, en la provincia pugliese de Lecce, segunda en importancia luego de Bari, y ubicada e la punta Sur Este de la península Itálica. Culturalmente esta provincia está identificada como el Salento, tierra cuya cultura bizantina y cuya identidad ligada al tarantismo, te lleva a un mundo arcaico que late y se respira inmediatamente al pisar ese suelo. Sin embargo Edoardo, el que pronto sería el actor, escenógrafo y director de películas inextricablemente unidas al Salento, no nació allí, sino en Klagenfurt, Austria, el 14 septiembre de 1965.

Foto del Castillo de Depressa.

castillo

Hijo de Riccardo Winspeare Guicciardi y de Elisabetta de Liechtenstein, de la homónima familia anglo-napoletana del condado de Yorkshire que en el año 1708 había tenido que irse del Reino de Inglaterra por vía de su religión. De hecho eran una familia que había permanecido fiel a la fe de la Iglesia de Roma en un reino anglosajón que no pareció tolerar que estos nobles no se convirtieran al anglicanismo. Es así que encontraron residencia en el Reino de Nápoles. El bisabuelo de Edoardo, Antonio Winspeare, junto a otros familiares, se transfirieron luego más al sur, en el Salento, desde 1869, alternando esa residencia con la de Nápoles.

Edoardo-WinspeareUn siglo después, luego de algunas experiencias como asistente de montaje en el set de cortometrajes, y luego de un primer documental y estudios universitarios en Florencia, un descendiente de nombre Edoardo se muda a Munich, o Mónaco di Baviera como le dicen en Italia, donde se gradúa en dirección artística en la Hochschule für Fernsehen und Film (Universidad de la Televisión y del Cine).

Empezó su carrera con varios documentales y cortometrajes sobre las tradiciones de su tierra salentina. Todos ellos fueron producidos a finales de la década de los ochenta y principios de los noventa, como por ejemplo A Toilette’s Short Story y San Paolo e la Tarantola. En el año 1996 produce el largometraje Pizzicata, que muestra con la genuina mirada que seguirá acompañandolo en todas sus películas posteriores, el contexto histórico y cultural de la “pizzica” 1 Lo que Winspeare llama el cante hondo del Salento, la banda sonora y emocional de la tierra y los habitantes del Salento. Así logró hacerse apreciar en el resto de Italia y en el exterior. Este largometraje fue presentado en decenas de festivales entre los cuales el de Berlin, Cannes y San Francisco.

Nos cuenta el amigo Umberto Panico, gran conocedor de esa cultura y de cada metro de su campiña salentina, que Edoardo se alejó momentáneamente del ambiente cinematográfico luego de esa película, para fundar con algunos amigos el grupo musical Zoe (luego Officina Zoé) quienes hicieron la música de tantas de sus películas a partir de allí.

Es obvio que lo consideramos el primero en llevar a la pantalla grande, una cultura mediterránea desconocida para el mundo. Diez años antes de haber siquiera soñado una visita a su casa de campo en Tricase, la proyección de su película Sangue Vivo en Argentina, (película salida en el 2000 en Italia), nos había llevado al Teatro San Martín de Buenos Aires, para un ciclo de cine italiano en dialecto. Fue entonces que escuchamos por primera vez la música emblema de esa zona del planeta mediterráneo, la Pizzica, que, como pronto descubrimos, crea el clima y la temática constante de las películas de Winspeare, junto con la participación de actores no profesionales en genuino dialecto del área Leccese. En julio 2012 se le entrega a Edoardo el Premio Kallistos en la sección «Immagini del Sud» con la siguiente dedicatoria: «A Edoardo Winspeare, por la capacidad de contar a través de la escritura cinematográfica las tantas almas de un Salento amasado de colores, musicas, rituales ancestrales y heridas actuales, en un espacio en el cual el mito encuentra la crónica».

Y para leer una critica de la última película de Edoardo Winspeare que se presentó en la Semana del Cine Italiano en Buenos Aires, en Junio 2015, aquí el artículo de Maria Zacco para Ansalatina:

http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/fdg/201506081751459170/201506081751459170.html

Notas al pie

Notas al pie
1 Lo que Winspeare llama el cante hondo del Salento
Comentarios